¿Qué es deuda a largo plazo con entidades de crédito?

¿Qué es deuda a largo plazo con entidades de crédito?

El concepto de deuda tiene mala fama entre la gente. Se le considera algo negativo y que debe de evitarse a toda costa. Sin embargo,  si se utiliza de forma correcta, se trata de una alternativa viable que permite acceder a bienes y servicios que difícilmente pueden adquirirse con un solo pago.

No todas las deudas son iguales. Algunas permiten comprar artículos de consumo que utilizamos en nuestra vida diaria, y hay otras mucho más complejas que son el vehículo para hacerse de bienes con un tiempo mucho mayor de vida, como un automóvil o una vivienda, conocidas como deudas a largo plazo. 

Antes de explicarte la conveniencia de este tipo de deudas, recuerda que el secreto para no tener problemas financieros es la planeación. En muchas ocasiones, la gente tiene dificultades para mantener al día sus finanzas personales debido a que no realiza un análisis previo para saber si le conviene o no, por ejemplo, contratar una tarjeta de crédito, solicitar un préstamo personal, o la posibilidad de pagar un piso a partir de financiamiento. Preguntarse “¿para qué quiero un préstamo? y “¿puedo pagar una deuda?”, es clave para tener una buena relación con este tipo de productos financieros.

¿Qué deudas a largo plazo existen?

Cuando hablamos del largo plazo, debemos pensar en varios años. En términos financieros, el más común es la adquisición de un bien inmueble, como un departamento o una casa, cuyo pago a crédito puede alcanzar de 10 a 20 años, dependiendo de la institución financiera donde se contrate. 

Para algunas personas, la adquisición de un automóvil también puede considerarse una deuda a largo plazo, en el sentido de que implica una planeación de al menos un año para poder concretarlo. 

En productos más específicos, un crédito empresarial también puede considerarse a largo plazo, si en los cálculos del negocio se prevé la necesidad de financiamiento para varios años y en consecuencia realizar una planeación adecuada para mantenerse al corriente en los pagos.

¿Cuándo es conveniente contratar una deuda a largo plazo?

Si entre tus objetivos está la adquisición de un patrimonio, la planeación de una deuda a largo plazo con entidades de crédito es una buena opción. Regularmente este tipo de productos se contratan con bancos, quienes tienen perfectamente establecidos los tiempos de pago, tasas de interés y condiciones que deben cumplirse para contratar una deuda de este tipo. 

Así, la compra de una vivienda es de los casos más comunes en deudas a largo plazo, sobre todo en la población que está comenzando su vida laboral y tiene claro que busca al paso de los años tener un inmueble propio.

¿Qué debo considerar para una deuda a largo plazo?

Calcular tu capacidad de pago es fundamental antes de contratar un servicio financiero de este tamaño. Piensa que deberás cumplir con pagos mensuales por varios años, con lo que una parte de tu ingreso quedará comprometido con la entidad de crédito a partir de un contrato.

Si bien una estimación de este tipo puede sonar complicada, el banco o cualquier entidad de crédito donde contrates la deuda a largo plazo te entregará una tabla con el total de pagos que deberás realizar durante la vida del crédito, lo cual te dará una idea bastante clara de cómo será tu administración en los próximos 5, 10 o más años de tu vida productiva.

Es primordial que el pago de tus deudas no superen el 30% de tus ingresos. Con lo que el pago de un préstamo, a largo plazo, por encima de ese porcentaje puede llevarte a caer en serios problemas de sobreendeudamiento que pueden durar varios años y complicar tus finanzas personales y familiares.

¿Puedo cancelar una deuda a largo plazo?

Si por algún motivo de cualquier índole enfrentas complicaciones para mantenerte al corriente en el pago de tus responsabilidades económicas, lo mejor que puedes hacer es acercarte con la  entidad de crédito y explicar claramente tu situación. Lamentablemente no podrás cancelar de golpe una deuda a largo plazo, y, en la mayoría de los casos la única forma para hacerlo es pagando el monto restante por liquidar.

Así, es muy importante que mantengas el control y la administración de los pagos de una deuda de largo plazo, ya que un mal manejo puede llevarte a problemas serios al acumularse intereses moratorios y otro tipo de sanciones por parte de la entidad de crédito, que incluso puede derivar en conflictos legales. 

Si algún imprevisto, accidente o problema económico te impide mantener el ritmo de pagos de tu deuda de largo plazo, acude con tu banco y explica a detalle tu situación. Es muy factible que logres nuevas condiciones de pago que alivien tu bolsillo y puedas concretar tu meta financiera.

Contenido

Contacto: [email protected] Tel: 910 053 415.
Dirección C. de Velázquez, 50, Planta 3a, 28001 Madrid, España ©2021 Cuida tu Cartera. Todos los derechos reservados.