hipoteca-abierta_Cuida-tu-cartera-mx_1209x675-

¿Sabes lo que es una hipoteca abierta?

Seguramente en más de una ocasión has escuchado a una persona decir “hipotequé mi casa”, lo que significa que solicitó un crédito al banco y puso su casa como garantía en caso de incumplir con los pagos. 

Es decir, en caso de que por algún motivo, razón o circunstancia, dicha persona deje de pagar el préstamo, la institución financiera se quedará con el inmueble. 

Hasta aquí todo es muy sencillo, pero ¿alguna vez has escuchado a alguien decir que tiene una hipoteca abierta? Seguramente no, pues este tipo de financiamiento no es tan común, así que a continuación te explicaremos de qué se trata. 

No lo confundas con un préstamo hipotecario

Lo primero que debemos dejar claro es que este tipo de financiamiento no debe ser confundido con el clásico préstamo hipotecario, en el cual el banco otorga cierta cantidad de dinero para que sea usado exclusivamente en la compra de una vivienda.

Entendido este punto pasaremos a la definición concreta de hipoteca abierta: 

  • Producto financiero en el que el banco pone a disposición del cliente una cantidad de dinero con un límite y este decide si quiere disponer de todo el dinero o una parte, además, de poder decidir de cuándo y el fin del importe económico. Al igual que cualquier otro crédito personal, el crédito hipotecario permite al beneficiario, a medida que se van pagando las cuotas del crédito, disponer de una cantidad de dinero que, sin poder ser la misma que inicialmente se pactó, permite al cliente tener fondos en caso de necesitarlos.

En otras palabras, una hipoteca abierta es un crédito de cierta cantidad (suele ser alta), el cual se puede usar para cualquier fin, pero a cambio, el deudor deja en garantía su casa. No obstante, conforme vayas realizando pagos, puedes volver a usar parte del crédito, algo así como sucede con las tarjetas de crédito. 

En este punto te podrás imaginar que también existen las hipotecas cerradas, en las cuáles el préstamo es fijo, es decir, aunque vayas pagando no puedes más recursos hasta que no lo liquides en su totalidad. Además, por lo regular, este tipo de crédito incluye sanciones en caso de que adelantes pagos. 

¿Es una buena idea contratar una hipoteca abierta? 

La respuesta a la pregunta de que si es una buena idea o no contratar una hipoteca abierta depende únicamente de ti, de lo que necesites y de los compromisos que estés dispuesto a asumir, pues como cualquier herramienta financiera, adquirirla implica responsabilidad. 

De lo primero que debes estar consciente es que una hipoteca abierta, mal manejada, implica un elevado peligro de sobreendeudamiento, dado que se trata de un préstamo elevado, que además puedes usar nuevamente conforme regresas parte de este. 

Lo anterior creará una ilusión de que siempre tienes dinero disponible; sin embargo, debes tener claro que no es tuyo, sino que es un préstamo que deberás regresar en su totalidad agregando los intereses que hayas pactado con el banco. 

Sobra decir que un mal manejo que te lleve al sobreendeudamiento tendrá consecuencias catastróficas como perder tu casa. 

No obstante, si eres una persona responsable financieramente, con ingresos constantes y con un buen plan para regresar el financiamiento que solicitaste, este tipo de crédito es una gran idea, pues al estar respaldado por un inmueble suele tener bajas tasas de interés. 

Esto debes ver antes de contratar una hipoteca abierta: 

¿Qué hay que valorar al contratar hipotecas abiertas?

  • Tasa de interés aplicado: Compara y busca la tasa de interés más baja del mercado. También te recomendamos que el interés sea fijo, pues de esa forma pagará la misma cuota durante toda la vida del crédito. Si optas por la tasa variable pagarás menos si las tasas de referencia bajan, pero más si éstas llegan a subir. 
  • Comisiones: además de las comisiones clásicas (apertura, amortización anticipada, subrogación, etc.), también debes investigar si el banco cobrará un recargo por cada disposición de capital.
  • Vinculación: igual que con los préstamos hipotecarios convencionales, para conseguir el mejor interés tendrás que reunir, en muchos casos, varios requisitos, como domiciliar la nómina o firmar varios seguros y otros productos.

Contenido

Contacto: [email protected] Tel: 910 053 415.
Dirección C. de Velázquez, 50, Planta 3a, 28001 Madrid, España ©2021 Cuida tu Cartera. Todos los derechos reservados.